Articulos Informativos

Establece estudio relación entre consumo de azúcar y prevalencia de diabetes

El consumo de azúcar ha estado ligado, desde siempre, a ciertos problemas de salud, seguro que el que primero que se nos ocurre es la caries, verdad? Pero, aunque no podemos ni debemos quitarle importancia a esto, pues la salud de nuestra boca influye muchísimo en nuestro estado general, el consumo de azúcar va ligado, inevitablemente, a una enfermedad que parece no detenerse, especialmente en los últimos tiempos. Hablamos de la diabetes. Hasta el momento, se decía que un consumo excesivo no estaba exactamente relacionado con esta enfermedad, sino que, comer demasiado de cualquier alimento, causaba exceso de peso, obesidad y predisposición a la diabetes.

Ahora los expertos, tras un gran estudio epidemiológico, afirman que el azúcar, independientemente de otras causas, puede tener relación directa con la diabetes.

Tras el estudio realizado en 175 países, los investigadores observaron que mayores tasas de diabetes, estaban ligadas a un mayor consumo de azúcar en cierta parte de la población, sin tener relación con la tasa de obesidad, corroborando finalmente que, además de la ingesta de calorías excesiva, el azúcar juega efectivamente, un papel destacado en el desarrollo de diabetes; por cada 150 calorías proporcionadas por el azúcar por persona y día, la prevalencia de la diabetes subía en un 1% y cuanto mayor fue la disponibilidad de azúcar, mayores las tasas de diabetes. De la misma manera, las tasas de diabetes disminuían a medida que el consumo de azúcar disminuía, independientemente de cualquier cambio en el consumo de otro tipo de calorías no proporcionadas por el azúcar y la actividad física.

Por primera vez científicos de varias universidades de Estados Unidos demostraron la fuerte asociación que existe entre el consumo de azúcar y la prevalencia de diabetes mellitus tipo 2, a través del estudio “La relación entre la azúcar y la prevalencia de diabetes en la población”, realizado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, de California, la Universidad de Berkley de California y la Universidad de California en San Francisco y cuyos autores fueron el doctor Sanjay Basu, las doctoras Paula Yoffe y Nancy Hills y el doctor Robert Lustig.

Pruebas realizadas, aseguran además que, el consumo de azúcar excesivo, afecta al hígado y al páncreas, mientras  otros alimentos o la obesidad no provocan el mismo tipo de consecuencias en estos órganos.

Hemos de decir que para este estudio se emplearon datos sobre obesidad, componentes de los alimentos que no fuesen azúcar, total de calorías diarias, comportamiento sedentario de la población, urbanización de la población, uso de tabaco y/o alcohol y edad de la población.

Este ha sido, hasta el momento, el primer trabajo que relacionaba directamente el consumo de azúcar con la diabetes, tema que siempre había sufrido fuertes controversias. Esperan continuar los estudios de seguimiento para relacionar diabetes y fuentes específicas de azúcar, como pueden ser jarabe de maíz alto en fructosa o sacarosa, además de bebidas gaseosas o alimentos procesados, aunque se plantea, entre los investigadores, cierto conflicto moral al poner en riesgo a la población con un mayor consumo de azúcar para ver los efectos sobre la diabetes, por lo que plantean un estudio con una dieta baja en azúcar, para ver si de esta manera se reduce el riesgo de diabetes.

Por otra parte, parece ser que se necesitan mayores estudios al respecto antes de promulgar recomendaciones generalizadas sobre el consumo de azúcar, por lo que pueda suponer en cuanto a implicación política. Afortunadamente hay quien afirma rotundamente que el consumo de azúcar está directamente ligado a la diabetes y  lanzan una pregunta que probablemente tú ya te hayas hecho, “cuánta evidencia más hace falta para tomar acción?”, porque independientemente de cualquier tipo de estudio, la vida real, de cada día, nos muestra cómo el consumo de azúcar es para las personas diabéticas, un enemigo mortal, por muy dura que suene la expresión.

Robert Lustig, MD, endocrinólogo pediatra del Hospital de UCSF Benioff para la Infancia y autor principal del artículo, dijo: “Epidemiológicamente no se puede probar la relación entre azúcar y diabetes. Pero en la medicina, nos basamos en los postulados de Sir Austin Bradford Hill para examinar las asociaciones para inferir la causalidad, como lo hicimos con el tabaquismo. Se expone al sujeto (paciente) a un agente (azúcar), se obtiene una enfermedad, se toma el agente de distancia, la enfermedad mejora; vuelva exponer y que la enfermedad empeora de nuevo. Este estudio cumple esos criterios, y delante lugares azúcar y el centro. ”

Los resultados no proporcionan pruebas concretas de que el azúcar cause diabetes, pero sí sugiere que puede afectar al hígado y al páncreas de manera que contribuye al desarrollo de la enfermedad.