Articulos Informativos

Los diagnósticos de enfermedad celíaca aumentaron desde el 2000 al 2004

Un nuevo estudio revela que la cantidad de estadounidenses con enfermedad celíaca siguió creciendo en la década pasada, pero se niveló en el 2004.

Los autores analizaron los resultados de un estudio pequeño, pero sobre una muestra representativa de residentes del Condado de Olmsted, en Minnesota. Hallaron que en el período 2000-2010, los nuevos casos de enfermedad celíaca pasaron de 11 a 17 personas por cada 100,000 habitantes.

"Estamos identificando muchos casos más de enfermedad celíaca", dijo el doctor Joseph Murray, autor principal del estudio de la Clínica Mayo, Rochester, Minnesota.

"En parte es, quizá, que mejoramos la detección, pero el hecho de identificar casos todos el tiempo demuestra que crecen los nuevos casos", agregó.

El 1 por ciento de los estadounidenses tiene enfermedad celíaca. En una persona celíaca, el sistema inmunológico reacciona al gluten, una proteína del trigo, la cebada y el centeno. Consumir alimentos con gluten afecta el intestino delgado, que no absorbe los nutrientes.

Los síntomas más comunes son la diarrea y la pérdida de peso, según publica el equipo de Murray que revisó las historias clínicas de los habitantes del Condado de Olmsted, donde se encuentra la Clínica Clinic y dos hospitales afiliados. Allí se realizan proyectos de investigación que incluyen el seguimiento de la salud poblacional.

Durante la primera década de este siglo se les diagnosticó enfermedad celíaca a 249 habitantes del condado. Tenían entre uno y 85 años; el 63 por ciento de los nuevos casos eran mujeres.

Entre el 2000 y el 2001 se les diagnosticó la enfermedad a 26 personas, es decir a 11 de cada 100.000 habitantes de ese momento. En el período 2002-2004, la cifra trepó a 67 residentes o 18/100.000 y se mantuvo así en adelante.

"Este estudio no sólo demuestra que aumentaron los casos, sino también que se estabilizó la cantidad a partir del 2004 en un nivel elevado", señaló Murray.

En The American Journal of Gastroenterology, el equipo publica que el aumento de la incidencia de la enfermedad celíaca podría atribuirse sólo en parte a un mayor reconocimiento médico de sus signos y sus síntomas, como así también de un aumento de la pesquisa de las personas con factores de riesgo.

"Algo cambió en nuestro entorno que está elevando la incidencia de la enfermedad celíaca", dijo Murray.

Con su equipo escribe que las infecciones gastrointestinales están asociadas con la aparición de la enfermedad celíaca, como ocurre también con el alto consumo de alimentos con gluten, como el pan o la pizza.

El doctor Alessio Fasano, director del Centro para la Investigación de la Enfermedad Celíaca del Hospital General de Massachusetts para los Niños, Boston, coincidió con la sospecha de que algo en el ambiente estaría "activando" los distintos factores genéticos y biológicos asociados con la enfermedad celíaca.

"Con el estilo de vida de tres o cuatro generaciones anteriores, esta epidemia no existiría. Pienso que lo que está sucediendo con la enfermedad celíaca es que estamos cambiando el entorno demasiado rápido como para que nuestro organismo se pueda adaptar", dijo Fasano, que no participó del estudio.