Articulos Informativos

El Corazón Vulnerable al estado de ánimo

Las personas que se estresan fácilmente pueden estar en mayor riesgo de enfermedad cardíaca, según un estudio basado en la población danesa mostró

 

Las personas que obtuvieron una puntuación alta de "vulnerabilidad mental" fueron 37% más propensos a desarrollar enfermedad cardiovascular mortal o no mortal durante una media de 15 años de seguimiento después del ajuste de  factores de riesgo principales, Anders Borglykke, MSc, PhD, del Centro de Investigación para la Prevención y la Salud en el Hospital Universitario de Glostrup de Dinamarca, y sus colegas encontraron.

 

Puntajes intermedios en la escala también plantearon de manera significativa el riesgo en un 23%, el grupo informó  en la Asociación Europea de Prevención Cardiovascular y reuniones de EuroPRevent

 

Sin embargo, la puntuación de la vulnerabilidad mental, añadió sólo un poco a un modelo de estratificación de riesgo convencional lo que sugiere "poco o ningún papel en la estratificación del riesgo", concluyeron los investigadores.

 

La Vulnerabilidad mental se midió en un cuestionario de 12 acapites que preguntaba acerca de los síntomas físicos y psicológicos como la frecuente pérdida de apetito, insomnio, cansancio, así como si las manos tiemblan con facilidad, si se molestan fácilmente por las cosas,, si se sintén incomprendidos, y si tienen pensamientos preocupantes.

 

La medida puede haber sido sólo un sustituto de algún factor que tiene un impacto más directo sobre el corazón, Borglykke sugirió en una entrevista.

 

"Creemos que esto es en realidad una medida de estrés crónico", dijo a MedPage Today. "Esto se correlaciona muy bien con el estrés, y el estrés es un factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular."

 

Si bien es poco probable que lleguen a una escala  clínica, los resultados se suman a los de estudios previos que sugieren un impacto negativo de ciertos tipos de personalidad y depresión, y abogan por una mayor conciencia de estos factores no tradicionales en la evaluación del riesgo cardiovascular, dijo Borglykke.

 

Su estudio agrupo los datos de tres estudios prospectivos de cohortes de base poblacional danesas (Monica I y III y Inter99) para un total de 10.943 individuos libres de enfermedad cardiovascular al inicio del estudio.

 

Aproximadamente uno de cada 10 (21%) se clasifico como al menos potencialmente  vulnerable, con tres o más respuestas "sí", el 9% se consideró vulnerable con cinco o más de los elementos reportados

 

El grupo intermedio fue del 17% el de más probabilidades de tener incidentes de enfermedades cardiovasculares  fatal o nol durante la media 15,2 años de seguimiento (cociente de riesgo 1,17, intervalo de confianza del 95%: 1,06 a 1,29).

Ese riesgo se elevó 29%, con una puntuación de vulnerabilidad mental superior (CI 1,14-1,45 95%).

 

Estas asociaciones continuaron siendo significativas y, de hecho se fortalecieron para aventurar cocientes de riesgo de 1,37 y 1,23, respectivamente, después de controlar los factores de riesgo clásicos como la edad, el sexo, el tabaquismo, la presión arterial sistólica y el colesterol total.

 

La Adición de la vulnerabilidad mental como un factor adicional de los factores convencionales no aumentó significativamente el índice-C como una medida de la capacidad predictiva, pero el efecto fue pequeño y había pequeños efectos significativamente

 

La escala aún podría tener alguna utilidad clínica en  subgrupos de pacientes, Borglykke dijo a los asistentes a su ponencia."Tal vez podría desempeñar un papel si rompemos nuestra población en grupos, como las mujeres o los  jóvenes y así sucesivamente", dijo.

 

Los hombres en las cohortes tienden a tener puntuaciones más bajas en la escala que las mujeres, aunque no de una diferencia significativa (P = 0,09 para la interacción). Las puntuaciones más altas se asociaron con mayores tasas de tabaquismo, de un 45% entre las personas con una puntuación de 2 o menos, del 49% entre 3 a 4 y 57% en 5 o más

 

Sin embargo, el estudio deja fuera uno de los famosos "tres factores de confusión - edad, sexo y nivel socioeconómico", advirtió Simon Capewell, MD, DSc,  profesor de la Universidad de Liverpool, Inglaterra,que señaló la ausencia de datos socioeconómicos.